Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Calendario de Entradas

septiembre 2019
L M X J V S D
« dic    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Esencia del Carche abre la primera tienda de vinos de Jumilla en Shanghái

Esencia del Carche es un nuevo proyecto murciano que dentro de muy poco abrirá sus puertas en China, ni más ni menos que en Shanghái, la capital empresarial del “gigante asiático”. Esencia del Carche: una enoteca, club privado y sala de catas y conferencia para acercar la cultura enológica y los productos murcianos al consumidor chino.

Hablamos con uno de los impulsores de este proyecto, José Antonio Esteban, y con Natalia Ochoa, su directora comercial.

José Antonio, ¿en qué consiste el proyecto Esencia del Carche?

Esencia del Carche es una empresa que nace directamente como una sociedad mercantil china. Su objeto es distribuir, como bodega, los vinos de Casa de la Ermita y Hacienda del Carche, ambos de la D.O. Jumilla.

Pero hemos ido más allá, y Esencia del Carche va a contar con un espacio propio en Shanghái; además de almacén con control de temperatura y oficinas, hemos acondicionado una elegante zona de exposición, catas, conferencias y sala VIP. El objetivo es que, por un lado, vamos a cubrir un hueco en el escenario enológico chino, ya que ofreceremos catas tanto para particulares como para distribuidores y canal Horeca. Entre otras iniciativas, organizaremos todo tipo de actividades vinculadas al vino como pueden ser los maridajes, fomentando una cultura vinícola que actualmente es escasa en este país.

¿Cómo surge este proyecto?

Es la fusión perfecta y complementaria entre nuestra experiencia acumulada en el mercado chino y en el mundo del vino. Yo, desde el año 92, estoy trabajando en China ayudando a empresas españolas a exportar; Juan Vicente García–en la actualidad la cuarta generación dedicada a la elaboración y comercialización de los vinos D.O. Jumilla- representa la otra parte del proyecto. Esta ha sido la unión que nos ha permitido dar el paso, defendiendo además un proyecto muy español en el que todos los involucrados somos murcianos.

¿Hace cuántos años comenzó su experiencia empresarial en China? ¿Cómo surge la iniciativa de trabajar en aquel mercado?

Trabajo en el mercado chino desde el año 92. Fuimos pioneros trayendo todo tipo de productos, almacenando y vendiendo, y todo ha desembocado en crear una empresa propia para dar servicios principalmente a otros españoles, aunque también trabajamos con Francia y Sudamérica.

Adquirimos mucha experiencia en el mercado chino, conocimos su funcionamiento desde dentro, y fue hace cuatro años cuando tomamos la decisión de crear allí nuestra propia empresa. Por un lado, porque vimos que China empezó a demandar productos de importación. Por otro, porque en España ya empezaban a bajar las ventas.

Actualmente ofrecemos un servicio integral de distribución, tanto la asistencia a la bodega como la gestión del área logística.

A la hora de trabajar con profesionales de una cultura tan distinta, ¿qué destacaría de ellos desde el punto de vista empresarial? ¿Qué precauciones debe tener un empresario murciano interesado en el mercado chino?

Hay muchas bodegas españolas y de la Región de Murcia que están exportando a China, un país que requiere de la gestión de muchas licencias especiales y es importante tenerlo todo bien atado, algo que suele ser más sencillo si el interlocutor es también español.

***


Natalia, enóloga y apasionada del mundo del vino (“Mi abuelo era agricultor y mi padre Enrique Ochoa, enólogo, he crecido entre vides y llevo el vino en la sangre”), es también murciana y directora comercial de Esencia del Carche. Con más de 21 años de experiencia en el mundo del vino y su exportación, nos cuenta cómo es China y por qué asume el reto de este nuevo proyecto.

¿Por qué un proyecto centrado en el vino?

China es un país con mas de 1.350 millones de habitantes, por lo tanto si todo el mundo bebiera vino, no habría producción suficiente para abastecer este mercado. No obstante, ni la cultura del vino forma parte de sus hábitos ni la gran mayoría de sus habitantes, por atractiva que suene la cifra, cuenta con el suficiente conocimiento ni poder adquisitivo para poder adquirir una botella de vino.

Como dato, comentar que en la carta de vinos en un restaurante chino (si es que existe la opción) es fácil encontrar bajo el título “Wine List” cualquier tipo de licor y, obviamente, ninguno de ellos elaborado a partir de uva. Queda mucho por hacer en este mercado y este es, precisamente por el gran reto que supone, parte del atractivo del proyecto.

¿Cómo perciben los chinos este producto?

En China, el vino importado empezó a tener presencia a través del canal regalo, como un producto internacional, difícil de adquirir y considerado de cierto lujo, pero lamentablemente no existen muchos consumidores que sepan lo que están comprando, por lo tanto no lo valoran como deberían. Poco a poco comienza a aparecer en escena un consumidor que presta atención e interés por el vino y su cultura, pero son una minoría.

Hablarle a un importador en China de variedades de uva, tostado o tipo de barrica, denominaciones de origen, etcétera, es una ardua tarea. Está todo por hacer y esto, indudablemente, tiene una parte muy bonita; es necesario transmitir nuestra cultura y conocimientos. Por eso nace la idea de crear una sala de cata donde impartir cursos y conferencias en torno al mundo del vino.

¿Está España bien posicionada en el mercado del vino oriental?

Francia es el primer exportador europeo y España es el segundo, ocupando la cuarta posición a nivel mundial con unas tasas de crecimiento altísimas en los últimos años, lo cual es positivo si bien no debemos olvidar que hablamos de un mercado complicado y que contamos con ciertas amenazas políticas y comerciales.

Uno de los problemas latentes es que muchas bodegas españolas han optado por hacerse hueco en el sector del vino mediante una política de precios demasiado bajos, dificultando las posibilidades de posicionar vinos Españoles con la imagen y calidad que se merecen. Y en el apartado de pago de aranceles e impuestos, por ejemplo Chile nos lleva mucha ventaja.

¿Por qué una sede en Shanghái?

Entre residentes y población flotante, Shanghái cuenta con 24 millones de habitantes, su área metropolitana es la mayor de China y en ella están presentes las 500 empresas más importantes del mundo.

En la sede de Esencia del Carche vamos a contar con una tienda de productos gourmet, donde estaremos presentes con un producto español de mucha calidad, no sólo vino sino también otro tipo de alimentos y bebidas. Iremos poco a poco introduciendo artículos importados muy especiales, una gran parte del consumidor chino tiene un perfil muy elitista.

¿Qué es lo que más le gusta del proyecto Esencia del Carche?

La idea de tener nuestra propia distribución y contar con un club social para transmitir la cultura del vino, de hecho es el valor añadido que marca la diferencia de este proyecto. No se trata sólo de exportar como bodega, sino de posicionarnos como empresa importadora y distribuidora en China, y de transmitir nuestra cultura donde el vino, en este caso, es el principal protagonista.

Además, me gustaría destacar el carácter emprendedor de Juan Vicente y José Antonio lanzando este proyecto en un país como China, que no es tarea fácil. Somos conscientes de las dificultades, conozco muchas bodegas -y no solo de España- que han abandonado al primer intento. Llevar la bandera de Murcia a este lado del mundo con este respaldo es un honor y un desafío que asumo con mucha ilusión.

 

 

Deja un comentario