Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Calendario de Entradas

agosto 2019
L M X J V S D
« dic    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

“La experiencia acumulada de las ADRs en conocimiento y gestión es un gran valor añadido para las empresas”

Juan Hernández, director del Instituto de Fomento de la Región de Murcia, ha concedido una entrevista como  presidente del Foro ADR (Asociación Española de Agencias de Desarrollo Regional) en la que realiza un balance sobre el pasado ejercicio 2012 y las líneas de trabajo planteadas para el año que comienza. 

Hacer balance de lo vivido es ya una tradición siempre que cambiamos de año. Es importante poder valorar y recordar los logros conseguidos así como marcar nuevos objetivos que guíen nuestros pasos a corto, medio y largo plazo.

Para despedirnos de 2012 y dar la bienvenida a 2013, hemos querido compartir impresiones con Juan Hernández, presidente de la Asociación Española de Agencias de Desarrollo Regional.

¿Cómo ve la situación actual de las ADRs en España?

En un momento como el que estamos viviendo, con una situación económica complicada, la reconstrucción del tejido empresarial es fundamental. Para conseguirlo, y ganar competitividad, la experiencia acumulada de las Agencias de Desarrollo Regional es clave.

En mi opinión las agencias han hecho los deberes y están ofreciendo servicios útiles a pymes y autónomos. Ese es nuestro papel y creo que estamos en ello.

Dice que se han hecho los deberes. ¿En qué han mejorado las ADRs?

Hemos reforzado la red de agentes y compartido las buenas prácticas entre las distintas agencias españolas; la experiencia es un valor y tener referentes en los que poder mirarnos es importante para saber gestionar una situación de crisis. Además, el foro anual ha tenido un carácter muy práctico y ha habido un acercamiento a las empresas. Nos dimos cuenta de que teníamos que conocer el tejido productivo local y nos pusimos a trabajar en ello.

Por supuesto, queda mucho por hacer, pero este 2012 hemos dado un paso en mi opinión importantísimo. Porque es verdad que con menos recursos públicos el efecto palanca de las ayudas directas a empresas es bastante inferior pero se suple focalizando el esfuerzo en los servicios con valor añadido real. Y las ADRs ya los estamos prestando.

¿En qué consisten los servicios con valor añadido real?

Información de calidad, asesoramiento integral para las empresas y apoyo para acceder a la financiación. Porque aunque no haya subvenciones sí hay otros instrumentos financieros que en ocasiones las propias empresas que pueden optar a ellos desconocen.

Estas bases ya estaban puestas, si bien el tejido productivo se encuentra tan debilitado que detectamos la necesidad de ser más útiles.

¿Qué servicios cree que destacan más?

Desde el punto de vista de la creación de empresas, estamos impulsando sistemas de simplificación administrativa que aportan agilidad, asesorando a emprendedores y diseñando instrumentos financieros que en la medida de lo posible fomenten la creación de nuevas empresas.

Pero, aunque el emprendimiento tiene un papel relevante, también estamos trabajando en la consolidación, porque la productividad es la clave para la supervivencia empresarial. Y la internacionalización. Las empresas más consolidadas y con mayor capacidad tienen en los mercados extranjeros una gran oportunidad de actuación.

¿La empresa española necesita incrementar su productividad?

Absolutamente sí, y nosotros como agentes debemos apoyarles y ser facilitadores. La productividad implica producir los mismos bienes con la misma calidad pero por un menor coste unitario, y para ello hay que aplicar nuevos sistemas productivos. Es la única manera de ser competitivos frente a otros países que, por ejemplo, asumen menores costes salariales.

¿Qué objetivos marca la Asociación para el año 2013?

Creo que debemos reforzar los hitos alcanzados en 2012 y para ello propongo focalizar nuestros esfuerzos en los servicios que aporten más valor a las empresas. Valor real.

Debemos seguir trabajando codo con codo con ellas para detectar qué necesitan y en qué podemos serles de mayor utilidad. Incluso si nos adelantamos a sus necesidades, mejor. Nosotros también tenemos que asumir nuestro discurso y ser productivos.

¿Cuál es su opinión sobre la situación empresarial en España?

He comentado en muchas ocasiones que, más allá de la situación económica que todos de sobra conocemos, tenemos un problema de imagen. En teoría el ámbito de la empresa, y en concreto la figura del empresario, cuenta con el respeto de la sociedad. En la práctica el empresario se encuentra aún denostado. En mi opinión, esta visión injusta se da principalmente por un motivo: el desconocimiento de todo lo que conlleva la actividad empresarial.

Un empresario no es mejor ni peor que un funcionario, que un médico o que un economista, sin embargo su reputación social está machacada. Muestra de ello es que diversas encuestas sitúan entre un 19% y un 26% a los estudiantes universitarios españoles interesados en crear una empresa. Esta cifra es bajísima y más si nos comparamos con el resto de Europa; si además nos vamos a países China, el 80% de ellos firman querer emprender.

¿Qué se puede hacer para mejorar la imagen del empresario?

La educación es fundamental y en nuestra mano está el introducir la actividad empresarial en las aulas, en edades tempranas, formando a los jóvenes de primaria y secundaria; esto es clave. La fórmula en realidad es sencilla: si desde pequeños en el colegio aprendemos cómo se crea una empresa y qué implica su gestión, habremos conseguido que entiendan y valoren el reto que supone ser empresario. Porque ya sabemos que lo que no se conoce genera, en el mejor de los casos, indiferencia.

El papel de los medios de comunicación es también importante a la hora de crear estados de opinión y de poner en valor a los distintos agentes sociales y económicos.

¿Algún mensaje para nuestros compañeros del Foro ADR?

Que sigan trabajando como lo están haciendo y que sean ellos mismos el cristal en el que los que empiezan puedan y quieran mirarse. En situaciones de crisis no siempre sabemos dónde apoyarnos, y es aquí cuando la experiencia acumulada, en conocimiento y en gestión, de las ADRs cobra todo su sentido.

Todos tenemos en nuestra parcela la oportunidad y la responsabilidad de reorientar la percepción sobre la realidad. Y es que el reequilibrio de los pactos políticos es importante, pero de esta crisis no nos van a sacar ni Merkel ni De Guindos ni el Banco Santander, sino los empresarios españoles.

O hay empresa o no habrá recuperación. Y los agentes de desarrollo también consiguen que haya empresa. Mucho ánimo para todos en este 2013.

Deja un comentario