Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Calendario de Entradas

septiembre 2019
L M X J V S D
« dic    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Entradas con la etiqueta ‘Colegio Reina Sofía’

Empresario por un día. ¿Cómo vive un estudiante de secundaria el día a día de una empresa?

Lesly Rojas Romero, alumna de 3º de la ESO en el Colegio Reina Sofía de Totana, es una de las estudiantes de la Región de Murcia que está participando en el proyecto EJE (Empresa Joven Europea). Durante el curso 2012-2013 ha creado junto a sus compañeros su propia empresa escolar, la ha gestionado y ha aprendido habilidades emprendedoras como el liderazgo y el trabajo en equipo. El próximo miércoles 29 participará en el 4º#Minimarket Escolar de la Región de Murcia donde pondrá a la venta sus productos junto a los más de 2.000 alumnos provenientes de otros centros escolares.

Además de esta primera experiencia empresarial, Lesly fue elegida para participar en “Empresario por un día”, una iniciativa que permite a un alumno vivir en primera persona cómo es un día en la vida de un empresario. Así, Lesly tuvo la oportunidad de compartir una jornada con Ignacio Martínez, gerente de Climasolword, y experimentar fuera del aula una jornada laboral. Nos cuenta cómo lo vivió en esta entrevista.

¿Qué te ha parecido el día a día de un empresario?
Me ha parecido muy ocupado y un poco estresante.

¿Piensas que es difícil ser empresario?
Sí, porque tiene que estar pendiente de muchas cosas. Se pasa el día resolviendo problemas.

¿Qué cualidades consideras que tiene que tener una persona para ser empresaria?
Debe ser alguien a quien le guste trabajar, ser emprendedor, responsable y educado.

¿Qué departamento de la empresa te ha gustado más?
El de marketing, constituido por tres personas que se encargaban del diseño de las cosas y de las páginas que tienen en Internet.

¿Hay algo en particular que te haya llamado la atención?
La edad del empresario, sólo tiene 30 años. Parece increíble que una persona tan joven haya conseguido tanto. También el que las ventas no se hagan por el método tradicional, sino por Internet y la gente sea receptiva y compre de esta manera.

¿Y el empresario que te ha parecido?
Una persona trabajadora a la que le gusta innovar y destacar con sus productos. También muy simpático y educado.

¿Cuál crees tú que es la clave de su éxito?
Saber negociar y no sólo medir las operaciones por su aporte económico sino también por el beneficio a la imagen de la marca. Y presentar los productos que vende de tal forma que los clientes se den cuenta de que lo que están comprando es de la mejor calidad al mejor precio.

Describe un poco la vida de Ignacio.
Trabajaba en El Pozo, en el mantenimiento, pero como es una persona emprendedora y a la que le gusta evolucionar veía que en su trabajo no lo conseguía y no quería estar toda su vida haciendo lo mismo. Así que en el año 2008, cuando tenía 25 años, abrió su empresa “Climasolword”. También es concejal de Industria y Nuevas Tecnologías en el Ayuntamiento de Alhama.

¿Qué horario tiene en un día normal?
No tiene un horario fijo sino que trabaja según lo que se le presenta. Algunos días tiene reuniones y compromisos con clientes y continuamente está llamando y recibiendo llamadas.

¿Qué inconvenientes y ventajas le ves a ser empresario?
Inconvenientes, que le tienes que dedicar mucho tiempo a tu trabajo ya que lo requiere y la mayoría del tiempo lo pasas en la empresa. Ventajas, que es un trabajo que no requiere mucho esfuerzo físico y se gana muy bien.

¿Con qué ayudas ha contado Ignacio para empezar su negocio?¿Ha pedido muchos préstamos?
No ha tenido que pedir ningún préstamo, se va autofinanciando él solo, lo que va ganando lo va reinvirtiendo en la empresa.

¿Te gustaría ser empresaria en el futuro?
Sí, porque me parece buen trabajo y el mundo de la empresa me gusta mucho. Yo pondría una empresa de telefonía móvil o de venta de electrodomésticos.

¿Qué quieres estudiar?
Me gustaría estudiar Administración y Finanzas.

“El espíritu emprendedor de los jóvenes hay que trabajarlo mucho”

Los emprendedores más jóvenes de la Región de Murcia se lanzan a la calle e invitan a los murcianos a que, el próximo miércoles 29 de mayo, pasen por la Avenida de la Libertad de Murcia a visitar su mercadillo (#minimarket). Y es que un total de 2.100 estudiantes de primaria y secundaria han aprendido durante nueve meses a crear su propia empresa y, como parte final del proyecto, pondrán a la venta sus productos en el MINI MARKET abierto al público el miércoles de 10 a 13:30 horas. 

Hablamos con Juana Mari Sánchez, profesora del Colegio Reina Sofía de Totana y una de las cien profesoras integradas en la red del Proyecto EJE (Empresa Joven Europea). 

¿Cuáles son las primeras reacciones de los alumnos cuando se les dice que van a crear su propia empresa? ¿Entienden lo que es el mundo empresarial? 

La primera  impresión es una gran alegría, porque no tienen exámenes y no tienen la típica clase pasiva donde el profesor explica y ellos escuchan. Después, cuando se dan cuenta de que tienen que trabajar  mucho, que tienen que organizarse para que la empresa funcione, oigo por los pasillos cómo les dicen a los compañeros de la otra optativa: “No os penséis que esto es fácil, que aquí se trabaja mucho”.

Cuando empezamos el proyecto en septiembre no tenían ninguna noción del mundo de la empresa. Lo primero fue crear los grupos y, por supuesto, todos los amigos juntos. Desde el minuto uno ya se dan cuenta de que la amistad es una cosa y la cooperativa otra. Ahora que estamos terminando siguen sin saber muchas cosas pero han aprendido que hay que esforzarse y que llevar una empresa no es fácil.

¿Qué imagen tienen de los empresarios? ¿Cómo han reaccionado cuando un empresario ha ido en persona a contarles su experiencia?

Para ellos un empresario es una persona mayor que gana mucho dinero y que tiene un coche chulo. Al recibir en clase a Ignacio Martínez de ClimasolWord que tiene 30 años, se les ha desmontado el mito.

Trabajamos con unos alumnos con una franja de edad en la que cuesta mucho conseguir la motivación y a no ser que los visite su cantante favorito parece que nada les impresiona ni nada les llega. Pero nosotros por eso no tenemos que desanimarnos, al contrario, hay que pensar que estamos sembrando y que no vamos a recoger el fruto de forma inmediata, hay que darles tiempo de maduración y estas cosas a medio y largo plazo darán sus resultados.

 ¿Cuáles son las habilidades emprendedoras más innatas en los jóvenes? ¿Y cuáles las que más les cuesta desarrollar?

Por desgracia estamos creando una sociedad donde los niños y adolescentes no tienen ninguna iniciativa, están acostumbrados a que los padres se lo den todo resuelto y ellos solamente tienen que esperar porque saben que antes o después van a conseguir lo que quieren.

El espíritu  emprendedor en los jóvenes hay que trabajarlo mucho, conseguir que aprendan a trabajar en equipo y a cooperar, al tiempo que desarrollan habilidades como la creatividad, la iniciativa, la confianza, la capacidad de asumir riesgos, la tenacidad y el compromiso. Estos son los objetivos del proyecto y el mío personal. Pero yo no formo parte de sus cooperativas, solamente los asesoro, si me dejan, con lo cual van aprendiendo como todos en la vida, a base de equivocarnos y hacerlo otra vez.

Como profesora, ¿cuál es la motivación para formar parte de un proyecto como EJE?

Es mi segundo año llevando el Proyecto EJE en Totana y me encanta, me parece un proyecto que es muy necesario, que debería ser una asignatura obligatoria en todos los centros para que todos los alumnos saliesen de la ESO teniendo unas nociones básicas sobre el mundo de la empresa.

Yo llevo dos cooperativas dentro del aula, tengo 31 alumnos en clase con lo que eso supone al ser una asignatura totalmente práctica donde cada departamento tiene que hacer cosas diferentes. No es fácil, pero merece la pena. Es verdad que tienes que trabajar mucho pero compensa porque cuando ves sus logros se olvidan algunos disgustos que te dan.

¿Por qué crees que es positivo que los alumnos participen en este tipo de iniciativas?

No sólo es positivo sino que es necesario que los alumnos aprendan a ser emprendedores, que no tienen que esperar a que alguien les mande las cosas sino que tienen que tener iniciativa e ideas para que las cosas funcionen. Estos programas  propician que sean más dinámicos y favorecen su autonomía personal, además de mostrarles una  vía laboral que no conocen.

¿Cómo se sienten los chicos ante la recta final, ahora que queda poco para el MiniMarket?

Están muy ilusionados porque hace unos días tuvieron mercado en nuestra localidad y lo vendieron todo. Lo que ellos no saben  es que en este mercado no tenían competencia escolar. Llamó mucho la atención la iniciativa y por eso les fue genial, pero cuando se enfrenten en Murcia a la dura competencia de 100 cooperativas escolares entonces se van a dar cuenta de lo difícil que es sobrevivir en el mundo empresarial.

¿Tú crees que tus cooperativas van a obtener beneficios?

Yo no quiero que pierdan lo que han invertido pero tampoco quiero que ganen una gran cantidad, porque no quiero que se lleven una idea equivocada del mundo empresarial.

Han invertido 10 euros de capital social y si sacasen 100 euros de beneficio cada uno habrían multiplicado por 10 su inversión y eso no es real. En un primer año de funcionamiento no es normal que una empresa obtenga esos resultados. Por eso prefiero que se vayan de la cooperativa con la sensación de que hay trabajar mucho para sacar un poco.

¿Se sabe ya a que ONG van a destinar los beneficios, si los obtienen?

A la Asociación de Enfermedades Raras de la Región de Murcia “D’ GENES” que está compuesta por padres, familiares y profesionales de todos los ámbitos con el propósito de mejorar la calidad y esperanza de vida de los enfermos y sus familias.

Al principio del curso, cuando les expliqué que una cooperativa tiene un fin social y que tenían que dedicar un porcentaje de sus beneficios a una asociación, no lo entendían y me decían: ¿por qué tenemos que dar un porcentaje si eso es nuestro, si lo hemos ganado nosotros? Y ahora ya lo ven tan normal que querían preguntarle a Ignacio de ClimasolWord que a qué asociación destinaba él un porcentaje de sus beneficios.