Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Calendario de Entradas

junio 2017
L M X J V S D
« dic    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Entradas con la etiqueta ‘Diseño’

VII PREMIOS DE INNOVACIÓN EMPRESARIAL: PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

Imagen identitaria de los Premios de Innovación

Imagen identitaria de los Premios de Innovación

“Los Premios a la Innovación son una iniciativa del Instituto de Fomento de la Región de Murcia cuyo objetivo es valorar los resultados de las empresas de la región en determinadas áreas de trabajo consideradas de especial interés para la mejora de su competitividad. En esta primera edición, los Premios constituyen un reconocimiento a las empresas murcianas que destacan por la puesta en marcha de estrategias de innovación, de mejora de la calidad y cuya trayectoria haya sido relevante en el campo del diseño.”

Así rezaba, en las bases de la convocatoria de la primera edición de los Premios de Innovación, la finalidad de dichos premios, que se puede asumir perfectamente hoy en esta VII edición que ahora se abre catorce años después.

Fue en la II edición de los Premios de Innovación cuando se adoptó la imagen actual de los premios, tras un reñido concurso de ideas en el que quedaron finalistas tres diseñadores españoles de gran prestigio internacional: Mario Eskenazi, Isidro Ferrer y José María Cruz Novillo, cuyas obras se pueden ver en los enlaces correspondientes a pie de página (1). A Cruz Novillo corresponde la autoría del diseño e imagen de los Premios de Innovación de la Región de Murcia.

Para facilitar la comprensión de las bases de la convocatoria y darle la máxima difusión posible hacemos esta entrada en nuestro Blog en forma de FAQs.

¿Qué condiciones básicas se requieren para optar al premio?

Los Premios están dirigidos a empresas que hayan desarrollado estrategias y obtenido resultados relevantes o hayan realizado actuaciones destacadas en el ámbito de las distintas modalidades de los Premios, en el año anterior y en curso de la Convocatoria. Para la actual convocada en esta Orden corresponde a los años 2013 y 2014.

La participación se articula mediante la presentación de Propuestas de Candidaturas.

Por supuesto estar al corriente de sus obligaciones con la Administración y las disposiciones reflejadas en la orden.

¿Dónde tengo que presentar la documentación?

Las Propuestas de Candidatura y documentación deberán presentarse en el Registro General del Instituto de Fomento de la Región de Murcia, sito en la Av. de la Fama nº 3, Murcia, o en su defecto, por cualquiera de los medios establecidos en el artículo 38.4 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común.

¿En qué consiste el premio?

Trofeos de la II Edición de los Premios de Innovación (Año 2003)

Trofeos de la II Edición de los Premios de Innovación (Año 2003)

Hay tres Modalidades de los premios: Premio a la Innovación Tecnológica, Premio al Diseño y Premio a la Innovación en Gestión y Organización.

Las empresas premiadas en cada una de las tres, recibirán un diploma y trofeo de la categoría respectiva y 4.000 euros de libre disposición.

¿Cuándo se conocerán los ganadores?

La entrega de los premios se efectuará en un acto público único, convocado a tal efecto y al que se dotará de la trascendencia y publicidad adecuadas. La fecha estimada es la última semana de marzo.

¿Hasta cuándo tengo de plazo para presentarme?

El plazo para la presentación de las propuestas de candidatura será hasta el 18 de diciembre de 2014.

¿Qué documentos tengo que presentar para optar al premio?

La documentación inicial que ha de presentar como propuesta de candidatura es muy sencilla, está en el anexo I de la orden. Si resulta seleccionada, en ese caso si que ha de presentar documentación detallada.

 ¿Dónde encuentro información sobre el premio?

Directamente en la web del INSTITUTO DE FOMENTO

¿Puedo hablar con alguien cuando tenga dudas sobre los procedimientos?

En la Unidad de Innovación y Competitividad del INFO, teléfono 968 362 807

¿Puedo presentar directamente mi candidatura?

No, La participación se articulará mediante la presentación de propuestas de candidaturas. Se entiende por “propuesta de candidatura” la presentación de una empresa por alguna entidad, como asociaciones empresariales, escuelas de negocio, universidades, colegios profesionales, centros tecnológicos, etc.

Detalle del Trofeo de los Premios de innovación

Detalle del Trofeo de los Premios de innovación

¿Quién elige a los ganadores?

Sobre las propuestas de candidatura presentadas, el Comité de Evaluación de las diferentes modalidades hará una preselección de aquellas empresas que puedan optar a los Premios en calidad de nominadas.

Existirá un Jurado para cada modalidad de los Premios. Al Jurado, creado al efecto por la correspondiente Orden, se elevará por parte de un Comité de Evaluación Técnico una preselección de hasta cinco empresas candidatas para cada modalidad. El Jurado, a la vista de la documentación aportada, realizará una evaluación de cada una de las empresas candidatas, emitiendo un informe en el que se concrete el resultado de la evaluación efectuada en una relación de las empresas examinadas, ordenadas según puntuación.

En el caso de que ganara ¿cómo cobraré el premio?

El pago de los premios concedidos se realizará en forma de pago único, mediante transferencia a la cuenta del solicitante que conste en el certificado de la entidad financiera que haya aportado a este procedimiento.

¿Son uno o tres premios diferentes?

Son tres premios dotados con 4.000€ cada uno.

¿Podría optar a los tres premios o sólo tengo opción a uno?

Las propuestas se podrán presentar a una o varias modalidades de los Premios, debiéndose enviar una propuesta de candidatura para cada modalidad.

Para optar al premio ¿debe ser mi empresa de la región de Murcia?

Han de tener un establecimiento productivo o centro de trabajo en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.

______________________________________________________________________________

(1) Enlaces a:

José María Cruz Novillo                   Isidro Ferrer                       Mario Eskenazi

EMPRESARIO INVITADO: “Cinco claves para tener una imagen de éxito en mercados internacionales” por Christèle Jacquemin

Cuando pensamos en viajar a otro país tenemos en cuenta factores como la climatología, la gastronomía, el cambio de hora… damos por hecho que hay ciertas diferencias a las que vamos a tener que adaptarnos, ya sea en un viaje de negocios o de placer. Cuando planteamos que sea nuestra marca la que viaje al extranjero, ¿qué factores debemos tener en cuenta? Uno de ellos, sin duda, es la imagen.

Independientemente de cuál sea el tipo de producto o servicio que queráis vender y de cuál sea el país de destino, os invito a realizar esta reflexión. Mirar no es lo mismo que ver, ver no es lo mismo que entender y entender no es lo mismo que sentir. Las cosas se miran y las historias se sienten, y por eso al hablar de fotografía de producto, defiendo que el producto debe estar acompañado de experiencia.

Mis años de trabajo me confirman que, a la hora de plantear una campaña, un entorno y un personaje adecuado nos ayuda a potenciar la diferenciación. Creemos una historia alrededor de nuestra marca. Ante una imagen, ¿siente lo mismo una mujer de 50 años de clase de media de España que de China? Excepto algunas campañas -muy estudiadas- que se adaptan a un público universal, la respuesta será no. Cada cultura tiene sus propias leyendas, sus historias ancestrales, su lenguaje no verbal construido a lo largo de su historia. Las inquietudes, deseos y necesidades son distintas y debemos ser conscientes de ello.

Por lo tanto, para internacionalizar nuestra empresa también debemos adaptar y definir la internacionalización de nuestra imagen. Ante este reto, los empresarios no están solos, tampoco en cuestiones de marketing y comunicación. De hecho, con motivo del Foro de Internacionalización de la Empresa que celebra el INFO los días 9 y 10 de abril, voy a impartir una charla sobre cómo dar imagen de éxito a los productos. Mi experiencia profesional me ha llevado a viajar a más de cincuenta países y estar en contacto con culturas muy diferentes, y estas son las principales conclusiones que extraje de mis viajes y que compartiré durante el taller.

Estrategia, estrategia, estrategia.

El nuevo modelo no se rige por las mismas reglas; un nuevo modelo equivale a nuevos métodos de actuación. El mercado global, marcado por la inmediatez, la competencia mundial y el acceso del consumidor a la información, necesita de una visión global y una estrategia a medio y largo plazo. Improvisar no suele ser rentable.

Vende sensaciones.

Los consumidores tienen a su disposición una amplia gama de empresas ofreciéndoles productos muy similares entre sí. En este contexto, debemos pasar de vender el producto a vender la experiencia de vivir el producto. ¿Cómo? Crear una historia alrededor de él nos permite ir más allá.

Cuenta con un equipo.

La experiencia es un grado y es muy útil rodearnos de personas que conocen los mercados internacionales, el funcionamiento de las multinacionales y las preferencias de los consumidores en base a su cultura y hábitos.

 

Aporta siempre algo diferente.

La decisión de compra no sólo está vinculada al precio. Confianza, profesionalidad, experiencia y solvencia son algunas variables que también influyen a la hora de adquirir un producto de una marca u otra. Si confías la imagen de tu empresa a alguien, sé tan exigente como tu consumidor lo es.

Es más importante la estación de destino que el tren.

Siempre se está a tiempo de conocer las posibilidades que el marketing y su aplicación a mejorar el rendimiento de la empresa. No importa si coges el primer tren o el tercero, lo importante es conocer cuál es la estación de destino. Sin destino definido, es mejor no hacer nada.

La internacionalización es una oportunidad, al igual que lo es la correcta definición de tu imagen de marca y de producto. Une las dos y tendrás como resultado el éxito.

Christèle Jacquemin

www.recreartbychristelejacquemin.com

“El diseño en la empresa es apasionante y sin duda rentable”

Sancal diseña y fabrica muebles tapizados en Yecla. Desde sus comienzos, ha llevado por bandera el diseño y la innovación empresarial. Con el paso del tiempo, Sancal continúa siendo un referente y, en parte, es gracias a su apuesta por el diseño como elemento clave en todas las áreas de la empresa.

Hablar con Esther Castaño, directora de la firma, es percibir una pasión y defensa del diseño que, según nos cuenta, ha sido heredada de su padre, Santiago Castaño, quien fundó la empresa en 1973 y fue un diseñador autodidacta. Con un crecimiento exponencial, la compañía pasó de tres trabajadores, “mi padre, mi madre y mi tío”, a tener en plantilla a más de 70.

Hoy, charlamos con Esther sobre el diseño, sus aplicaciones en el mundo de la empresa y su rentabilidad. 

En la empresa, ¿diseño e innovación van de la mano?

El diseño es innovación porque implica hacer las cosas de otra manera, y hacer las cosas de otra manera es innovar. Cuando hablamos de innovación, no tiene por qué ser tecnológica, al igual que cuando hablamos de diseño, no debemos limitarnos solo a esa idea estética; el diseño en la empresa es mucho más que un logotipo.

Por ejemplo, una empresa de conservas puede innovar a través del diseño de un nuevo producto; puede añadirle orégano a su salsa tradicional de tomate. Además, se haría una lata más bonita, una gráfica de etiqueta adaptada, etc., porque el diseño debe estar en todo el proceso. Al final, la clave reside en tener claro que cualquier producto puede ser mejorable y la forma de comunicarlo y venderlo también. No nos limitemos a hacer siempre lo mismo.

Entonces el diseño no es algo exclusivamente estético.

Es mucho más, aunque existe una asociación excesiva del diseño como mero componente estético, cuando su aplicación al mundo empresarial es tremendamente amplia. Por ejemplo, el diseño de producto o el diseño de la gestión de procesos también son importantes para las empresas y aportan rentabilidad. Nosotros aplicamos el diseño a todas las áreas de la empresa, es nuestra filosofía.


¿El diseño siempre ha estado en el ADN de Sancal?

Sí. Sancal la fundó mi padre, Santiago Castaño, que era un diseñador autodidacta en potencia. Fue una empresa del mueble que empezó haciendo butacas estilo María Antonieta, hasta que pronto se dio cuenta de que aquello no iba con él.

Empezó a viajar a Italia, a la feria de Milán, vio que era importante enriquecerse con otros diseñadores, colaboró con profesionales freelance y en el 2007 yo me incorporé a la empresa y después mi hermana. Para nosotras el diseño lo es todo; no hay medias tintas.

¿Es rentable el diseño?

Sí, de hecho nosotros aplicamos el diseño de forma transversal y forma parte de la estrategia de nuestra empresa. Lo aplicamos al producto, la comunicación, los catálogos, la web, las instalaciones…

Pensamos que el diseño nos ayuda a vender, además de que nos apasiona; para nosotros es, en realidad, vocacional.

¿Hasta dónde abarca el diseño? ¿Podría poner un ejemplo?

El ejemplo de diseño de producto lo hemos puesto con la fábrica de conservas, pero hay mucho más. Otro ejemplo podría ser la creación de espacios, que también es diseño y es importantísima. En el caso de Sancal, creemos en los espacios amables, que son aquellos en los que uno se siente a gusto.

Algo tan sencillo como la luz de una habitación puede marcar la diferencia. Si un espacio está bien iluminado te vas a sentir mejor y más relajado que si la luz te molesta; en ese caso te costará más hablar con la persona que tengas enfrente. Si recibes a un potencial cliente en tu empresa, ¿quién no quiere que se sienta relajado y confiado? O en un restaurante, a todos nos ha pasado que si hay mucho ruido no estamos a gusto. El diseño, por lo tanto, no es un logotipo sino una filosofía de trabajo, de querer mejorar y estar en los detalles.

En el caso de Sancal, ¿qué valor competitivo os ofrece esta apuesta por el diseño?

Nosotros fabricamos producto mobiliario y tenemos muy presente que son elementos que van a formar parte de un espacio; un hogar, un hotel, un restaurante… Nos gusta pensar que son productos felices en espacios felices, que comunican, que te emocionan, que evolucionan contigo en el tiempo.

Si un producto tiene un concepto detrás de él, la moda puede cambiar pero el producto persiste y puede llegar a ser una antigüedad, un clásico del diseño. Apostamos por productos duraderos, atemporales, que te van a acompañar y que, en cierto modo, vas a por reutilizar.

¿El tejido empresarial en España tiene incorporada la filosofía del diseño?

En España nos queda mucho por recorrer. Dentro del diseño inmobiliario no estamos del todo mal, pero el mundo empresarial, desde un punto de vista general, tiene mucho por hacer.

Si nos fijamos, en el norte de Europa el diseño está en todo. Sobre todo en el Hábitat, pero lo podemos apreciar en todo lo que hacen, y creo que les ayuda a vender porque si ves algo novedoso y emotivo, lo quieres. A todos nos gustan las cosas que nos llaman la atención, así que el diseño se convierte en un valor añadido.

Nos resistimos a los cambios…

Sí. He escuchado en varias ocasiones el argumento de “es que somos una empresa tradicional y queremos seguir siéndolo”. Las empresas que venden tradición pueden mantenerse en esa línea estratégica, lo cual no implica tener que hacer las cosas siempre de la misma manera. La imagen de tradición también puede mejorarse.

Todo puede mejorarse y siempre hay cosas por hacer, lo cual es una ventaja que deberíamos aprovechar. En España, sin embargo, nos quedamos mucho en el escaparate.

Mirando la otra cara de la moneda, ¿el consumidor español valora el diseño?

El consumidor no entiende mucho de diseño, lo ve como algo “moderno” cuando un diseño, por ejemplo de interiores, es al fin y al cabo un espacio cómodo y pensado; el estilo puede ser clásico y no moderno, eso no es lo importante. Una cosa es el estilo y otra el diseño.

En cualquier caso, considero que la barrera está más en las empresas productoras y que comercializan, que tienen miedo a las cosas atrevidas y les cuesta arriesgar. Creo que el consumidor a veces quiere cosas que no tiene al alcance de la mano, y muestra de ello es que ya hay muchas personas que buscan en Internet y encuentran productos que comprarían, pero en España no lo encuentran.

La globalización está ayudando a que el consumidor sea cada vez más atrevido y, sin embargo, empresas e intermediarios frenan ese desarrollo que sería muy positivo en cualquier mercado.

¿Qué consejo le daría a una empresa que quiera empezar a incorporar el diseño en su estrategia?

En una empresa que nunca ha trabajado con diseño, la persona que asuma el papel de la toma de decisiones o tiene una marcada sensibilidad hacia el diseño o lo mejor es que delegue su faceta, pero que la delegue al cien por cien.

Mi opinión es que contratar a un diseñador a ratitos no sirve. Se podrán mejorar algunos detalles, pero eso no es incorporar el diseño como estrategia. Debe haber una dirección artística dentro de la empresa y estratégicamente debe estar en todos los ámbitos.

Las consultorías están bien y asistir a charlas también, pero es clave que esté incorporado dentro de la empresa.

 

***

Érase una vez, en un garaje, hace 40 años…

 

El alma de Sancal, quien dio los primeros pasos y ha estado a la cabeza del proyecto, es Santiago Castaño.“Todo empezó en un garaje hace cuarenta años y ahora tenemos nuestra propia nave y un alto nivel de productividad. El cambio ha sido bestial”.

Según Santiago, no ha habido más secreto que “viajar mucho y ser muy inquieto. Cuando empecé pensaba que el producto que se hacía en el momento era algo demasiado clásico y estático, por eso siempre he estado investigando y haciendo cosas nuevas. Pasamos del mueble clásico al de diseño”.

El empresario destaca que nunca tuvo un proyecto marcado, “todo ha sido todo trabajo, trabajo y trabajo. La verdad es que no tenía una hoja de ruta, como los políticos de ahora –bromea-, pero yo en honrado”.

Sancal cuenta con una amplia experiencia exportadora, “y si no estuviéramos exportando estaríamos mal o muy mal, sin embargo podemos decir que mantenemos todos los puestos de trabajo”.  Santiago considera que “en parte, ha faltado que las empresas salieran al exterior a buscar nuevas oportunidades cuando todo iba bien, porque exportar requiere de inversión. Ahora toca querer y ser constante”.

 

***

 

“La estrategia de la empresa debe incorporar la gestión del diseño de principio a fin. El marketing ha muerto”. Laurent Ogel

Esta semana se está celebrando en Murcia “Distrito Creativo”, una iniciativa que cuenta con el apoyo del Info y que ha sido concebida para demostrar cómo el Diseño y la Publicidad aportan valor a los negocios.

¿Sabemos cuál es el beneficio empresarial del diseño? Hablamos con Laurent Ogel, director de Praxxis y experto en gestión del diseño e innovación en modelos de organización, para conocer mejor el concepto diseño y qué papel tiene –o puede llegar a tener- en la empresa.

Laurent, quizás el primer error es que al pensar en diseño pensemos en una cuestión meramente estética.

Efectivamente es un error. ¿Qué significa la palabra diseño o qué hace un diseñador? El año pasado estuvimos en Murcia trabajando con el sector de las industrias creativas, diseñadores gráficos, de espacios, de experiencias, de productos, de servicios, y una de las empresas participantes llegó a una estupenda conc

lusión: “El gran cambio no está en el mundo del diseño sino en el diseño del mundo”.

El diseño no es sólo estético, sino estratégico para el mundo empresarial. De hecho, la gestión del diseño, más que una disciplina, es una actitud. El “Pensamiento diseño” (Design Thinking) permite a la empresa abrir la mente, tener una visión amplia, entender el proceso que nos lleva a ofrecer nuevos servicios, definir  nuevos espacios o experiencias de usuario, incluso acceder a nuevos mercados, nacionales e internacionales. Si sólo confiamos en nuestro pensamiento analítico, basado en datos y evidencias, solo se puede repetir el pasado, mezclando lo importante y lo urgente, lo estratégico y lo táctico, la identidad y la imagen.

¿Qué aplicaciones tiene el diseño en la empresa?

A nivel de gestión tiene un papel importante, ya que es clave para las empresas el diseño de un modelo de gestión, desde varias perspectivas, para transitar hacia empresas económicamente viables, responsables socialmente y medioambientalmente comprometidas.A nivel organizativo, permite rediseñar el modelo de organización para, por ejemplo, trabajar de forma más colaborativa y participativa. También ofrece una propuesta de valor de cara al rediseño de las relaciones con el cliente y los usuarios; de hecho existen metodologías como el diseño de servicios para conseguirlo.

Hay una realidad y es que, en los últimos cinco años, en España, de 100 empresas han cerrado 20, en torno a 250.000. Muchas de las que siguen luchando por sobrevivir están perdidas y no saben cómo hacer para afrontar los cambios y hacer frente a los nuevos retos. Tienen que rediseñarse.

¿Cómo medimos el beneficio del diseño?

El diseño es creación de valor, visibilidad de marca, mejora de procesos, experiencia del usuario, diferenciación y un largo etcétera. Medir el retorno de la inversión es complicado, pero se puede.

Hemos trabajado con unas 500 empresas en estos últimos tres años y considero que tenemos datos fiables que extraemos de nuestra propia experiencia.

Según nuestras investigaciones, una empresa con un producto que se vende a 100€ en el mercado, invirtiendo 50€ en diseño lo puede vender a 220€. Y me refiero a invertir en diseño de nuevos procesos, de producto, servicio, marca… según las necesidades. Actualmente la competencia es muy elevada y el “todo a 100” no tiene sentido en los nuevos escenarios. Para sobrevivir hay que aportar valor. El diseño lo aporta. O vendes a 220 o cierras.

Alrededor del 90% de las empresas que han incorporados diseño han recuperado su inversión en un plazo medio de 15 meses. El 50% han recuperado sus costes totales en menos de un año.

Dos de cada cuatro empresas que han apostado por el diseño han abierto nuevos mercados nacionales y una de cada cuatro ya se han internacionalizado.  Antes la empresa española, en general, era muy local, a lo sumo provincial, pero incorporando diseño a sus productos y servicios se está dando cuenta de que puede funcionar en otras comunidades autónomas, lo cual es un paso muy importante. Un paso más es la internacionalización.

Lo que no funciona es el “Hazme una web que ya la gestiono yo” esperando tener resultados en una semana. El proceso (pensamiento diseño) es fundamental: investigar, idear, prototipar e implementar. Y aprender y aprender, de sí mismo, de los demás, en definitiva cooperar, buscando alianzas estratégicas.

¿Qué deben incorporar las empresas para llegar a ese “pensamiento diseño”?

Creo que lo importante es el diálogo, ya que la empresa tradicional utiliza un tipo de lenguaje y los profesionales del mundo del diseño, ya sea gráfico, digital, de espacios, de experiencias, usan otro.

Hablar de un intangible no siempre es fácil. Tenemos que trabajar para entendernos mejor, dialogar, cocrear.

¿Qué les queda por aprender a las empresas en cuanto a diseño?

La principal carencia considero que es no tener una visión global de tu propia empresa. Se suele incorporar el diseño de forma disgregada, por un lado un logo, por otra una presentación comercial, o un servicio que ofrecemos sin habernos preguntado para qué y menos para quién. Si no nos hacemos unas preguntas fundamentales como quién es nuestra audiencia y cómo le gustaría vincularse con nosotros, no solo en lo racional, lo que le ofrecemos, sino en lo afectivo, compartiendo valores, sólo con suerte llegará el cliente a percibir el verdadero valor de nuestro producto o servicio.

Los valores son aquellos conceptos generalmente abstractos que condicionan nuestra forma de mirar, de ordenar, de hacer negocios, pero son las características esenciales por las que seremos reconocidos y recordados.

Existen metodologías, como el Árbol estratégico, que te permite integrar todos los elementos de tu empresa en una imagen visual, para diseñar nuestra organización. El árbol estratégico nace con el gen de lo intuitivo  y pretende ser una herramienta válida para que la intuición se desarrolle estratégicamente de forma ordenada. La intuición, difícil de gestionar en grandes estructuras jerarquizadas, es una de las grandes ventajas. El árbol estratégico nace y crece para integrar y ordenar los elementos que se dan al crear o consolidar una compañía.

 

¿El diseño es sólo para algunos sectores?

El diseño, como proceso creativo para innovar, es para cualquier sector y para cualquier empresa, independientemente de su tamaño.

Todas las empresas tienen un gran reto al que hacer frente, y es la adaptación al nuevo modelo económico, con criterios de sostenibilidad: económica, social y medioambiental. Las empresas “impactan” en los tres ámbitos, y buscar ese equilibrio pasa por diseñar nuevos modelos de gestión. Lo llamamos Triple Balance o Triple Cuenta de Resultados. Esos modelos de gestión llevan cierto retraso respecto a los países de nuestro entorno, entorno entendido como el mundo. The sky is the limit, como dicen los anglosajones.  Nuestras empresas deben ser “glocales”, global y local simultáneamente.

¿Qué valor añadido ofrece Praxxis, la empresa que gestiona?

Praxxis es una empresa de gestión del diseño que trabaja dos pilares: el diseño de modelos de negocio, incluyendo los modelos de gestión triple balance, y el diseño de servicio en colaboración con Rrebrand.

Podríamos decir que la gestión del diseño ha sustituido al marketing. La palabra marketing ha muerto desde el punto de vista estratégico. Hablamos de ella como herramienta operativa, pero, cuando hablamos de gestión estratégica de la empresa, el presente y el futuro están en lo llamado “design management”, aún sin castellanizar. Bueno, el término “marketing” nunca lo fue y parece que todo el mundo sabía más o menos de lo que estábamos hablando.

A modo de conclusión, en una frase, por qué incorporar el diseño es rentable para la empresa.

El diseño debe ser entendido como una actividad estratégica que confiere singularidad y genera valor a nuestra empresa. El diseño no es sólo una actividad que llega al final (lo organizo todo y al final llamo a un diseñador para que me haga el logo); el diseño es estratégico y debe estar embebido en todas las áreas de nuestra empresa.