Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter

Calendario de Entradas

abril 2019
L M X J V S D
« dic    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Entradas con la etiqueta ‘innovación tecnológica’

“Éramos una región muy potente y muchas de esas empresas han ido desapareciendo. ¿El motivo? No innovaban”

Innovación, empresas de base tecnológica o spin-off son conceptos que, si bien afortunadamente cada vez tienen más presencia en el vocabulario empresarial, todavía nos queda mucho por conocer sobre ellos. Así se refleja en la conversación que hemos mantenido con Antonio Méndez, gerente de BIOPRODIN, con quien tuvimos el placer de charlar durante el evento ‘MURCIA FOOD BROKERAGE EVENT 2013‘, el symposium internacional que el INFO organiza cada dos años para las empresas interesadas en conocer las novedades en materia de Tecnología Alimentaria.

BIOPRODIN es una spin-off de la Universidad de Murcia y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas que defiende la importancia del intercambio del conocimiento, de la investigación y de la innovación para la subsistencia de las empresas. De hecho, afirma que “La empresa que no innova no crece, y menos ahora. Por eso el Gobierno no debería castigar ni la innovación ni la investigación, porque son medidas que equivalen a hundir el crecimiento”.

 

Participa en todas las ediciones de ‘MURCIA FOOD BROKERAGE EVENT’ porque apuesta por la transferencia tecnológica ¿Por qué es rentable esta transferencia para las empresas?

Es la clave para el desarrollo de cualquier empresa. Yo siempre digo que la empresa que no innova tiene los días contados; aquí, en la Región de Murcia, tenemos el ejemplo. Ha habido mucha industria, sobre todo en el campo de la alimentación. Éramos una región muy potente y muchas de esas empresas han ido desapareciendo. ¿El motivo? No innovaban.

Las tres o cuatro que innovaban hace 30 años siguen vivas hoy. La que no innovó, cerró.

¿Qué es innovar?

Una empresa que contacta con un grupo de investigación en la Universidad y le propone un proyecto de mejora de lo que ya está haciendo o produciendo y, asociado ese grupo de investigación, desarrolla una tecnología que luego la aplica al producto y lo mejora, eso es innovar.

Mejorar, hacer los productos más competitivos, más seguros y, por extensión, más fáciles de vender.

¿La innovación va siempre de la mano de tecnología?

En mi mundo sí. Yo soy científico y, por poner un ejemplo, hace un tiempo trabajaba en la industria agroalimentaria en la que se fabricaba alcachofa, un vegetal que produce muchos residuos. De hecho, el 70% de la alcachofa es residuo, es hoja que “no sirve para nada”.

Mi empresa se puso en contacto con la Universidad, empezamos a trabajar sobre ese residuo y llegamos a producir ni más ni menos que cuatro productos de gran interés, con aplicación en varios sectores como alimentación, cosmética o diagnóstico en medicina, que salían de esa hoja que se suponía no servía para nada. Por lo tanto, como pasó en nuestro caso, si la fábrica asume el proyecto y lo pone en marcha, al final, además de la producción  de los corazones de la alcachofa, produces otros productos que pones en valor y los ofreces al mercado.  Eso es innovar.

Algo tuvo que ver la intuición de pensar que se podría hacer algo con esas hojas. ¿Cómo se consigue?

Eso nace del día a día, por eso para innovar es importante introducir a gente técnica en tu equipo. Ellos son quienes pueden sacar adelante este tipo de proyectos, pueden ponerse en contacto con las personas adecuadas, tienen esa visión… al fin y al cabo, profesionales que entiendan lo que llevan entre manos y que sepan dónde puede mejorar. Y eso es innovar, mejorar.

Para una empresa que no haya innovado nunca, ¿cuál cree usted que es el primer paso?

Lo primero es tener esa inquietud. Hay empresarios que se interesan por la innovación, por ver qué es y cómo pueden hacerlo, pero no tienen técnicos en su equipo. Entonces preguntan y suele ser el mecánico que le arregla las máquinas quien le dice “pues yo conozco a uno que”… A mí me han venido muchos así. Es un sistema muy rudimentario, cuando esto tendría que ser una iniciativa que gestionen las entidades públicas (Ayuntamientos, Cámaras de Comercio, y otras administraciones). Hay que poner en contacto a los empresarios con los grupos de investigación de los distintos centros de investigación de la Región, como IMIDA, CEBAS, UM, etc.

Se deben detectar dónde están las industrias que no tienen técnicos, que son muchas, y contactar con ellas. Que se crucen datos. Y eventos de este tipo, en vez de cada dos años, cada seis meses, pero se podrían hacer por sectores, por ejemplo, zumos, conservas, etc.

Hay grupos de investigación en el centro tecnológico y en el CEBAS, que tienen  investigadores de primera magnitud. Debería haber lista de espera de empresas que quieren contactar con ellos y sin embargo es al revés, parece que tienen que ir ellos a buscar a las empresas. Es el reflejo de la mentalidad poco innovadora que hay, y por eso la administración debe poner en contacto a los empresarios con centros de investigación y con la Universidad.